Tag Archives: The Road

De los informes del placement

11 Feb

Pareciera que los informes sobre el productplacement en las películas o series de televisión hubiesen estado durmiendo en el cajón hasta esta semana cuando Inglaterra aprueba la integración de productos en sus contenidos audiovisuales. Si en el último post les contabamos de la publicación de un nuevo estudio publicado en la revistra Pediatrics, hoy ya son varias las publicaciones que hacen eco de los resultados, entre ellas la web HealthCanal.com. La “gran” revelación del dicho informe es que el productplacement tiene gran influencia en los niños, una influencia que antes, dicen los investigadores, no se había descubierto.

¿Era necesario tal informe? ¿Es tan revelador cómo parece? Para nadie es un misterio que la televisión y sus contenidos influencian, no solo a los niños, sino a toda la sociedad en su conjunto. Parece que ahora, de repente, ha empezado un ataque hacia una práctica que no nació ayer, ni hace veinte años, y que según muchos autores hace su incursión en 1945, en la película Alma en Suplicio de Michael Curtiz, en la que la protagonista, Joan Crawford, bebe, ante la cámara, un Jack Daniel’s Bourbon Whisky.

Ahora parece que fuese culpa de quienes ejercemos esta práctica, pero si alguien da importancia a las marcas es el mismo público. Que los niños se sienten diez horas diarias frente a la televisión sin control de los padres no es culpa de quienes nos dedicamos a este negocio, pues el placement lo único que busca es que eso que sale en la tele sea lo más verosimil posible, no meteros por los ojos un universo irreal. El placement se puede hacer mejor o peor, pero no puede dejar de hacerse porque sería como vaciar nuestras calles de los escaparates que las adornan, o nuestro frigorífico de las marcas que nos dan confianza. Nuestro mundo está rodeado de marcas, esa es una realidad que ni los más críticos pueden negar.

No podría llegarnos un mejor ejemplo que el de la última película de Vigo Mortenssen, The Road. Quien no haya oido hablar de la trama, se trata de un roadtrip que hacen padre e hijo en medio de un mundo post-apocalíptico donde solo quedan unos cuantos, muchos de ellos caníbales. En este universo no queda nada, ni marcas. Es un mundo vacío. Sin embargo, durante este viaje la pareja se topa con una antigua maquina dispensadora de, quizás, la marca más representativa de nuestra época…Coca-Cola. Los que no hayan leído el libro pensarán que Coca-Cola ha pagado millones por ese placement, pero no. La marca está incluida en el libro que escribió Cormac McCarthy. ¿Y por qué un escritor de su talla haría tal placement? Pues porque por encima de todo, de religiones, idiomas o fronteras, las marcas, gústele a quien le guste, nos unen, y nos identifican. En un mundo post-apocalíptico, esa marca, ese placement nos recuerda cómo era nuestro universo e incluso hacen verosimil ese post-apocalipsis  Aquí está la imagen del placement.

Hasta mañana,

Supernovelty

Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: